EN CÍRCULO


Recuerda este relato a una de las historias que aparecen en alguna de las ediciones de "Las mil y una noches", concretamente la de Zayn al-asnam. Veamos el resumen que de ella hace Juan Vernet:



           Zayn al-asnam: el horóscopo de Zayn al-asnam anuncia a éste que sufrirá grandes pruebas. Sucede a su padre en el trono de Basora y pronto dilapida todos sus bienes. En estas circunstancias un anciano se le aparece en sueños y le aconseja que vaya a El Cairo, en donde encontrará numerosas riquezas. Una vez en esta ciudad, el anciano se le vuelve a aparecer, le dice que todo ha sido una prueba y le comunica que las riquezas se encuentran en su propio palacio de Basora.


           Al regreso a ésta tiene una tercera aparición que le manda excavar en la habitación de su padre. Al hacerlo descubre un subterráneo en el cual hay diez ánforas de pórfido llenas de oro. Encuentra una llave con la que abre una puerta que da acceso a una cámara: en ella hay ocho pedestales y encima de cada uno de ellos una estatua formada por un solo diamante. En otro hay una pieza de tela blanca: en ella está escrito un mensaje del rey difunto encargándole que vaya a El Cairo a ver a su esclavo Mubarak, quien le hará adquirir una estatua que vale mil veces más que las que ve. Nuevamente en El Cairo, encuentra a Mubarak y lo liberta. Éste lo lleva a un lago en el cual un marino con cabeza de elefante y cuerpo de tigre se ofrece a llevarlos en su barca de sándalo rojo siempre y cuando no pronuncien ni una sola palabra. Llegan a un castillo. Para entrar Mubarak recurre a una serie de conjuros y consigue que aparezca el rey de los genios, quien promete dar a Zayn al-asnam la estatua cuando éste le lleve una muchacha de quince años, que sea virgen y a la cual él mismo desee. Para que la busque le da un espejo que le indicará, manteniéndose bruñido o empañándose, cuando se halle ante la persona deseada. En El Cairo no encuentra a ninguna; pasa a Bagdad, donde un almuédano le habla de la existencia de la hija de un anciano visir que puede reunir las virtudes deseadas. El espejo lo confirma. Zayn al-asnam se casa con la muchacha, resiste a la tentación de proclamarla reina y, sin tocarla, va a entregársela al genio. De regreso a Basora encuentra a la joven en el noveno pedestal y el rey de los genios aparece para recomendarle que no tome ninguna otra mujer si quiere que aquélla le sea fiel.



________




Volver a 'Cuentos nocturnos'