LAS SEÑAS DEL ESPOSO
 
Versiones de 'Las señas del esposo'
 








































*

[ I ]

- Caballero de lejas tierras,
llegáos acá y paréis,

hinquedes la lanza en tierra,
vuestro caballo arrendéis.

Preguntaros he por nuevas
si mi esposo conocéis.

- Vuestro marido, señora,
decid ¿de qué señas es?

Mi marido es mozo y blanco,
gentil hombre y bien cortés,

muy gran jugador de tablas
y también del ajedrez.

En el pomo de su espada
armas trae de un marqués,

y un ropón de brocado
y de carmesí el envés;

cabe el fierro de la lanza
trae un pendón portugués,

que ganó en unas justas
a un valiente francés.

- Por esas señas, señora,
tu marido muerto es;

En Valencia le mataron,
en casa de un ginovés,

sobre el juego de las tablas
lo matara un milanés.

Muchas damas lo lloraban,
caballeros con arnés,

sobre todo lo lloraba
la hija del ginovés;

todos dicen a una voz
que su enamorada es;

si habéis de tomar amores,
por otro a mí no dejéis.

- No me lo mandéis, señor,
señor, no me lo mandéis,

que antes que eso hiciese,
señor, monja me veréis.

- No os metáis monja, señora,
pues que hacerlo no podéis,

que vuestro marido amado
delante de vos lo tenéis.

~


Fuentes:

Romancero
Romancero Viejo
En : Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.


[ II ]

Este es el Mambrú, señores,
este es el Mambrú, señores,

que ahora se canta al revés,
que ahora se canta al revés.

-¿Ha visto usted a mi marido
en la guerra alguna vez?

- Si le he visto, no me acuerdo,
deme usted las señas de él.

- Mi marido es un buen mozo,
alto, rubio, aragonés,

en la punta de la lanza
lleva un pañuelo bordé,

que lo bordé siendo niña,
siendo niña lo bordé.

Y otro que le estoy bordando
y otro que le bordaré.

- Por las señas que me ha dado,
su marido muerto es.

- Siete años le he esperado,
siete más le esperaré.

Si a los catorce no viene,
monjita me meteré.

Y un hijito que de él tengo,
frailecito yo le haré.

Y si no quiere ser fraile
entrará a servir al rey.

Que donde ha muerto su padre
también podrá morir él.

~






















 

Cancionero
Cancionero infantil español
[recopilado por]
J.P. Fitzgibbon
Madrid : [s.n., 1955].

Y (con ligeras variaciones):

Cancionero
Cancionero popular infantil español
[recopilado por]
Juan Hidalgo Montoya
7 ed.- Madrid : Ed. Música Moderna,
D.L. 1993.


[ III ]

Este es el Mambrú, señores,
este es el Mambrú, señores,

que se cantará al revés.

-¿Ha visto usté a mi marido
en la guerra alguna vez?

- Si lo he visto, no me acuerdo,
deme usté las señas de él.

- Mi marido es un buen mozo,
alto, rubio, aragonés,

en la punta de la lanza,
lleva un pañuelo burdés,

que lo bordé siendo niña,
siendo niña lo bordé,

y otro que le estoy bordando
y otro que le bordaré.

Si en todo el año no viene,
monjita me meteré,

y las tres hijas que tengo,
yo me las colocaré,

una en casa doña Juana,
otra en casa doña Inés,

y la más chiquirritita,
conmigo la llevaré,

para que friegue y que barra,
y que me haga de comer,

y me lleve de la mano,
a casa del coronel.

~


Fuentes:

Lolita
Lolita - Cantares y juegos de las niñas
[recopilado por]
Augusto C. de Santiago y Gadea
Edición digital basada en la ed. de Madrid,
Est. Tip. de los Hijos de Tello, 1910, 2 ed.
Col. Carmen Bravo Villasante.

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

http://cervantesvirtual.com/

[ IV ]

"¿Ha visto usted a mi marido
en la guerra alguna vez?"

"Sí, señora, sí lo he visto
vestido de aragonés."

"En la punta de la espada
lleva un pañuelo bordé

que lo bordé cuando niña,
cuando niña lo bordé."

"De las tres hijas que tienes
¿dónde las vas a meter?"

"Una la daré a mis padres
pa que se enseñe a leer.

Otra la pondré a servir
pa que se enseñe a barrer.

Y la más chiquitilla
con ella me quedaré

pa que me barra y mi friegue
y me avíe de comer.

Y me mate una perdiz
con su pico y su nariz."

~












 

Cancionero
[versión de Cambil (Jaén)]
Cancionero popular de Jaén
[recopilado por]
María Dolores Torres
Rodríguez de Gálvez.
Jaén : Instituto de Estudios
Giennenses, 1972.


[ V ]

- Soldadito, soldadito
¿de qué guerra viene usted?

- De la guerra de Melilla
¿qué se le ha ofrecido a usted?

- ¿Ha visto usted a mi marido
que a la guerra también fue?

- No, señora, no lo he visto
ni tampoco sé quién es.

- Mi marido es un buen mozo
alto y grueso como usted

y en la punta de la espada
lleva señas de marqués.

- Esas señas que usted dice
su marido muerto es

que lo llevan para Francia,
a Francia de coronel.

- Siete años esperando
y otros siete esperaré.

Si a los catorce no viene
a monja me meteré.

- Abre los ojos, paloma,
que te quiero conocer,

yo soy tu querido esposo,
tú mi querida mujer.

~














Fuentes:

Carmen Carrillo López
[versión de Jaén capital]
Tranmisión oral.


[ VI ]

"¿Dónde vas, buen caballero?
¿Dónde vas tú por ahí?"

"Voy en busca de mi esposa,
que hace años no la vi."

"Si tu esposa ya se ha muerto;
el entierro yo lo vi;

las señas de cómo iba
yo te las puedo decir.

Su carita era de cera;
sus dientes, de marfil,

y el pañuelo que llevaba
era de rico carmesí.

La llevaban cuatro duques;
caballeros, más de mil."

"Haya muerto o no haya muerto,
yo a su casa me he de ir."

Al subir las escaleras
una sombra negra vi;

mientras más me retiraba,
más se acercaba a mí.

"Siéntate, buen caballero;
no te asustes tú de mí,

que soy tu esposa querida,
que hace un año me morí.

Lo brazos que te abrazaron
a la tierra se los di,

la boca que te besaba
los gusanos dieron fin.

Cásate, buen caballero;
cásate y no andes así;

la primera hija que tengas
ponle Rosa como a mí."

~



 

Cancionero
Cancionero infantil español
[recopilado por]
J.P. Fitzgibbon
Madrid : [s.n., 1955].




Volver al 'Romancero familiar'