Campanilleros

























Fragmento de 'Campanilleros', cantado por Jarcha


XXIII


Campanilleros


En la puerta de un rico avariento
llegó Jesucristo y limosna pidió
y, en lugar de darle la limosna,
los perros que había fue y se los echó.

Pero quiso Dios
que los perros de pronto murieran
y el rico avariento
pobre se quedó.

Pajarillos que estáis en las ramas
buscando el amor y la libertad,
corre, ve y dile al hombre que quiero
que venga a mi reja por la madrugá

y, cuando le vi,
una rosa de vivos colores
corté de su tallo
y a él se la di.

En los campos de mi Andalucía
los campanilleros en la madrugá
me despiertan con sus campanillas
y con sus guitarras me hacen llorar.

Y al oírlos,
tos los pajarillos
que están en las ramas
se echan a volar.



Índice del 'Cancionero navideño'