A tu puerta llama un niño

























Versiones del 'Romance del niño perdido'


III


A tu puerta llama un niño


- A tu puerta llama un niño,
tiene túnica morada,
tiritando está de frío,
pidiendo por Dios posada.

- Entra, niño, entra
y te calentarás,
porque en este pueblo
ya no hay caridad,

ni nunca la ha habido
ni nunca la habrá.

Estando los tres cenando,
las lágrimas se le caen.
- ¿Por qué lloras, niño hermoso?
- De ver la cena que hay.

Mis padres de pena
no podrán comer
y, aunque tengan ganas,
no tendrán con qué.

y, aunque tengan ganas,
no tendrán con qué.

- Hace la cama a este niño,
hácesela con agrado,
que quedará en nuestra casa
como hijo regalado.

El niño responde:
- Eso no, señora,
que tengo una madre
que el Cielo la adora,

que tengo una madre
que el Cielo la adora.

Y mi cama es el suelo
desde que nací
y hasta que me muera
ha de ser así,

Que me voy al templo
que el templo es mi casa
y algún día iréis
a darme las gracias,

y algún día iréis
a darme las gracias.

- Jesús, este niño,
en todo es dichoso
yo en mi vida he visto
niño más hermoso,

yo en mi vida he visto
niño más hermoso.



Índice del 'Cancionero navideño'