La Manticora - Revista de Textos Medievales
 LA MANTICORA 

Índice de 'La Casa del árbol'


Índice de 'Romancero familiar'Romancero familiar © 2000








































 

LAS TRES CAUTIVAS

LA NOVIA DEGOLLADA

LA CAUTIVA

HISTORIA DE LA REINA ISABEL

GERINELDO

LA BARAJA DE LOS NAIPES

SOLDADITO DE MELILLA

~

COLABORACIONES

~

ENLACES









































Versiones de 'Las tres cautivas' Las tres cautivas

A la verde, verde,
a la verde oliva
donde cautivaron
a mis tres cautivas.

¿Qué nombre daremos
a estas tres cautivas?

La mayor Constanza,
la menor Lucía
y la más pequeña
llaman Rosalía.

¿Qué oficio daremos
a estas tres cautivas?

La mayor amasaba,
la menor cernía
y la más pequeña
agua les traía.

Un día fue a la fuente,
a la fuente fría
y encontró a un anciano
que en ella bebía.

¿Qué hacéis ahí, buen viejo,
en la fuente fría?
Estoy aguardando
a mis tres cautivas.

Padre, sois mi padre
y yo soy su hija.
Voy a darles parte
a mis hermanitas.

Pues sabrás Constanza,
pues sabrás Lucía,
cómo he visto a padre
en la fuente fría.

Constanza lloraba,
Lucía gemía
y la más pequeña
así les decía:

No llores Constanza,
no llores Lucía
que viniendo el moro
nos libertaría.

La pícara mora,
que las escuchó,
abrió una mazmorra
y allí las metió.

Cuando vino el moro
de allí las sacó
y a su pobre padre
se las entregó.





  índice del 'Romancero familiar'
















Versiones de 'La novia degollada' La novia degollada

Allá arribita, arribita,
allá arribita, en la era,
un novio mató a la novia
por la flor de la canela.

Como era tan rebonita,
le tiraban los sombreros,
el novio le tiró el suyo
y no quiso recogerlo.

"A la salida del baile
me lo tienes que pagar:
te he de cortar la cabeza
y la mano principal."

[...]





  índice del 'Romancero familiar'
















Versiones de 'La cautiva' La cautiva

Apártate, mora bella,
apártate, mora linda,
que va a beber mi caballo
de esa agua cristalina.

No soy mora, caballero,
que soy cristiana cautiva;
me cautivaron los moros
el día de Pascua Florida.

Las lágrimas de mis ojos
por mis mejillas corrían,
no me las pude secar
que amarrada me tenían.

¿Te quieres venir conmigo?
Con usted, señor, me iría;
y estos pañales que lavo
¿en dónde los dejaría?

Los malos al río abajo,
los buenos delante irían.
Y mi honra caballero
¿en dónde la dejaría?

Juro en la cruz de mi espada
que al pecho llevo ceñida
no hablarte una palabra
hasta los Montes de Oliva.

Ya llegaron a los montes,
suspiraba la cautiva.
¿Por qué lloras, mora bella,
por qué lloras, mora linda?

Suspiro porque mi padre
a cazar aquí venía
y mi hermano don Bueso
en su compaña venía.

¡Válgame el Santo Cristo
y también las Tres Marías,
que pensé encontrar mujer
y encontré una hermana mía!





  índice del 'Romancero familiar'
















Historia de la Reina Isabel

Esta es la historia, señores,
de la princesa Isabel,

esta es la historia que deben
chicos y grandes saber:

érase una princesita
de las pocas que se ven

que cara y alma tenía
más de ángel que de mujer.

Por verla vino a Castilla
un príncipe aragonés

que enamorado no vino
y enamorado se fue.

Caballeros de mi corte,
dijo el príncipe al volver.

Corred, corred a Castilla
y a la princesa Isabel

mi corazón y mi Reino,
de rodillas ofreced.

En Aragón y en Castilla
todo regocijo es,

que se celebran las bodas
de Fernando y de Isabel.

Casaditas y solteras,
de esta señora aprended,

que ella corta y ella cose
las camisicas del rey.

De oro son las tijericas
y las agujas también,

pero, aunque sean de oro,
trabajo cuesta coser.

La corona de dos reinos
adornan su hermosa sien.

La corona de dos mundos
merecen que Dios les dé.

Por el mundo va un marino,
un marino genovés,

diciendo que dará un mundo
al que un barquito le dé.

Todos le tienen por loco,
todos se ríen de él

y a la Reina de Castilla
su mundo viene a ofrecer,

desgarrados los vestidos
y descalcicos los pies.

Marinero, marinero,
dice la Reina Isabel,

para darte navecicas,
yo mis joyas venderé.

que bendiciones del pobre
le bastan a una mujer.

Ya cruza la mar salada
el marino genovés,

llorando va de alegría,
¡que Dios le vuelva con bien!

¿Qué barquitos son aquéllos
que entre la niebla se ven,

dando contentos al aire,
las banderas de Isabel?

En ellos vuelve el marino,
el marino genovés,

llorando vuelve de gozo,
que Dios le vuelve con bien.

Aún manda en España el moro,
dice la Reina Isabel,

dadme una cota de malla
y un caballo cordobés,

que de las tropas cristianas
capitana quiero ser.

En los templos de Mahoma
la cruz de Cristo se ve

y el moro a la morería
tiene al cabo que volver.

La corona de dos mundos
ya adorna su hermosa sien,

la corona merecida
por Fernando e Isabel.




  índice del 'Romancero familiar'
















Versiones de 'Gerineldo' Gerineldo

Gerineldo, Gerineldo,
Gerineldito pulido,

¡quién te pillara esta noche
tres horas a mi albedrío!

Como soy vuestro criado,
señora, os burláis conmigo.

No me burlo, Gerineldo,
que de veras te lo digo.

A las diez se acuesta el rey,
a las once está dormido

y a eso de las once y media
pide el rey su vestido.

Que lo suba Gerineldo
que es mi paje más querido.

Unos dicen: no está en casa;
y otros que no lo habían visto.

El rey, que lo sospechaba,
al cuarto fue dirigido,

con zapatillas de seda
pa que no fuera sentido.

Se los encontró a los dos
como mujer y marido.

"Si mato a mi hija infanta
dejo el palacio perdido

y si mato a Gerineldo
lo he criado desde niño.

Pondré mi espada por medio
pa que sirva de testigo."

A lo frío de la espada
la princesa lo ha sentido:

¡Levántate, Gerineldo,
que somos los dos perdidos,

que la espada de mi padre
entre los dos ha dormido!

¿Por dónde me iré yo ahora?
¿por dónde me iré, Dios mío?

Me iré por esos jardines
a coger rosas y lirios.

Y el rey, que estaba en acecho,
al encuentro le ha salido.

¿Dónde vienes, Gerineldo,
tan triste y descolorido?

Vengo de vuestro jardín, señor,
de coger rosas y lirios.

No me niegues, Gerineldo,
que con mi hija has dormido.

Hincó la rodilla en tierra,
de esta manera le dijo:

Dame la muerte, buen rey,
que yo la culpa he tenido.

No te mato, Gerineldo,
que te crié desde niño.

Para mañana a las doce
seréis mujer y marido.

—•—

Han inventado una guerra
entre España y Portugal

y nombran a Gerineldo
de capitán general.

La princesa, que lo supo,
no cesaba de llorar.

Si a los siete años no vuelvo
tú ya te puedes casar.

Pasan uno, pasan dos,
los siete pasaron ya.

La licencia quiero, padre,
para salir a buscar.

La licencia tienes, hija,
la licencia tienes ya.

Se ha vestido de romera
y le ha salido a buscar.

Ha andado siete reinados,
no lo ha podido encontrar.

En lo alto de una loma
oye un becerro balar.

Vaquerillo, vaquerillo,
por la Virgen del Pilar,

¿de quién es ese ganado
con tanta cruz y señal?

Es del conde Gerineldo
que pronto se va a casar.

Al oír estas palabras
se ha caído desmayá.

Toma esta oncita de oro
y llévame adonde está.

La ha cogido de la mano,
la ha llevado hasta el portal;

al pedir una limosna
Gerineldo salió a dar.

¡Ay, qué niña tan bonita,
ay, qué niña tan salá,

si te pasaras por Francia
donde mi mujer está!

No me pasaré por Francia:
delante la tienes ya.

Las fiestas y los torneos
para la princesa irán

y la otra novia que tengo
en el convento la vida se pasará.





  índice del 'Romancero familiar'
















Versiones de 'La baraja de los naipes' La baraja de los naipes

La baraja de los naipes
yo te la voy a explicar,
para que de Dios te acuerdes
cuando vayas a jugar.

[...]

A la sota la comparo
con la mujer más piadosa
que con su toca limpió,
la cara de Dios hermosa.

[...]





  índice del 'Romancero familiar'
















Versiones de 'Las señas del esposo' Soldadito de Melilla

Soldadito, soldadito
¿de qué guerra viene usted?
De la guerra de Melilla
¿qué se le ha ofrecido a usted?

¿Ha visto usted a mi marido
que a la guerra también fue?
No, señora, no lo he visto
ni tampoco sé quién es.

Mi marido es un buen mozo
alto y grueso como usted
y en la punta de la espada
lleva señas de marqués.

Esas señas que usted dice
su marido muerto es
que lo llevan para Francia,
a Francia de coronel.

Siete años esperando
y otros siete esperaré.
Si a los catorce no viene
a monja me meteré.

Abre los ojos, paloma,
que te quiero conocer,
yo soy tu querido esposo,
tú mi querida mujer.






















































índice del 'Romancero familiar'


















LA CASA DEL ÁRBOL
EL HABLA DE JAÉN | CANCIONERO NAVIDEÑO | NUESTRAS RUTAS | CUENTOS NOCTURNOS
ROMANCERO FAMILIAR | REPOSTERÍA CASERA | PUNTOS DE VISTA | ENLACES


Buzón de la Casa